Logo Residencia Historica Marchigue

Hacienda Histórica Marchigüe

En el Valle de Colchagua, rodeado por viñas, bosques nativos, campos y lugares para actividades al aire libre se encuentra Hacienda Histórica Marchigüe. Una fabulosa casa de campo de principios del siglo XVIII, que combina lo clásico de esa bella época con las comodidades de la era actual.

El hotel se compone por distintos estilos arquitectónicos: originalmente, jesuita de arquitectura castellana, que dio origen a la Arquitectura Colonial tradicional del Valle de Colchagua. Luego se agregaron detalles republicanos a finales del siglo XIX y comienzos del XX, con acentos ornamentales franceses y españoles. El casco antiguo principal sigue conservando su impronta de solar castellano y arquitectura colonial jesuita.

El trabajo de remodelación y ampliación fue realizado con mucho cuidado y atención: se rescataron prácticamente todos los elementos arquitectónicos, y solo se añadieron más habitaciones siguiendo la arquitectura colonial típica del Valle de Colchagua, junto a las instalaciones eléctricas, de agua potable, de aguas servidas, de calefacción y de gas necesarias para el correcto funcionamiento del hotel.

Hoy, Hacienda Histórica Marchigüe es una invitación a vivir el patrimonio histórico y cultural. El hotel ofrece 23 exclusivas habitaciones de aproximadamente 30 m2 con sus respectivos y elegantes baños – de aproximadamente 12 m2 cada uno- además de 3 departamentos con instalaciones familiares. Algunas de estas habitaciones fueron antiguamente residencias de la antigua hacienda, salones de tertulia, donde también había una sacristía, un oratorio, salas de monturas, talleres de herrería y carpintería.

Sus cielos son altos, cuentan con maravillosos pisos de madera natural, ropa de capa de primera calidad, cortinas de lino, seda, lana y algodón y muebles de diseño traídos desde Francia e Italia. Cuentan con todas las comodidades modernas como climatización individual, áreas de trabajo, TV Cable, Wi Fi, además de espectaculares vista a los jardines.

El hotel cuenta además con variados espacios comunes: patios centrales típicos del estilo arquitectónico colonial, antiguos patios de servicio con árboles frutales y parras centenarias, un parque,  largos corredores y  galerías que otorgan gratas sombras y descanso en verano. Además de un gran living con bar, una sala de pool, un living con chimenea, tres comedores, sector de quincho, sala de masajes, piscina y salones para eventos.